Ir al contenido principal

Jornadas Otoño: La dominación musulmana de la Península Ibérica fue más un proceso de incorporación que una conquista en su sentido más estricto

La conquista musulmana de la Península Ibérica fue el tema elegido para abrir las Jornadas de Otoño de la Fundación Ricardo Delgado Vizcaíno que desde ayer se celebran en el Mirador del Teatro El Silo de Pozoblanco. La elección de esta etapa de la historia junto con la Reconquista Cristiana se ha basado en la similitud de ambos procesos de conquista en la Península Ibérica, a pesar de ser dos etapas contrapuestas, según argumentó Emilio Cabrera, director de las Jornadas y catedrático de Historia Medieval. No podía dejarse pasar la oportunidad de sacar a colación un tema tan actual y de relevancia para Córdoba y la comarca de Los Pedroches como es la efemérides de la batalla de Guadalete en el 711 que supuso la transformación de Hispania  en al-Andalus, que tanto ha significado para la grandeza cultural y política de la península.



El alcalde de Pozoblanco, Pablo Carrillo, que estuvo presente en el acto de inauguración agradeció la celebración continuada de estas Jornadas de Otoño como referente cultural para la localidad que “nos enseñan siempre algo más sobre nuestra tierra” dado el especial hincapié por dejar constancia de la importancia que el Islam tuvo para la comarca de Los Pedroches.

La motivación de los musulmanes por conquistar la península Ibérica como mero lugar de tránsito para un objetivo mayor que no era otro que atacar por la retaguardia a Bizancio en la que fue la segunda oleada de expansión del Islam fue el argumento principal presentado por Rafael Valencia, profesor titular de Estudios Árabes e Islámicos de la Universidad de Sevilla, en su ponencia titulada “La conquista de 711 y la formación de al-Andalus”. Valencia aseveró que los musulmanes, en su deseo por extenderse por el Mediterráneo y hacer frente a su mayor enemigo en Constantinopla eligieron la ruta por el norte de África y la península Ibérica al creer que existía una circunvalación para cruzar Europa, de esta forma perseguían la conquista del comercio en el Mediterráneo. El conocimiento limitado de la geografía dio al traste con el objetivo al llegar al norte de la península, sin embargo, el tránsito por la conocida como Spania dio lugar a algo tan importante como fue la creación de al-Andalus. Motivados entonces por intereses económicos al descubrir que no existe mayor resistencia por los indígenas descubren la minas de cinabrio (mercurio) de Almadén que resultan de especial de interés para la acuñación de monedas, necesarias para el comercio que los árabes establecen, fortaleciendo así los núcleos urbanos frente al mundo rural predominante en aquella época de conquista. Es aquí donde Fash Al-Ballut (Valle de las Bellotas), lo que hoy es la comarca de Los Pedroches, se convierte en una de las zonas más importantes de al-Andalus.

El profesor Valencia pasó en este momento a analizar el tipo de sociedad que se generó en ese proceso de arabización de los cristianos, una sociedad indígena que al igual que sucedió con la conquista romana, se dejó influenciar de modo progresivo y sin apenas resistencia por las costumbres de los árabes. La sociedad que se forma se caracteriza entonces por ser tribal, tributaria, con un poder centralizado en Córdoba aunque con autonomías disgregadas que comienza a dar una mayor importancia al comercio centrado en el ámbito urbano. Valencia se refirió al proceso de arabización de lo que hoy es la comarca de Los Pedroches como un proceso de paulatina incorporación de los autóctonos a nueva sociedad, que se produce emparentando con los cristianos propietarios de tierras comenzando por la aristocracia y hasta llegar al pueblo llano.

En primer lugar se arabizó a la población indígena y posteriormente se islamizó, así lo señaló Emilio Cabrera, director de las Jornadas y catedrático de Historia Medieval. Para Cabrera, que se centró en el siglo IX, las conversiones de los hispano visigodos fueron escasas en el siglo VIII, siendo éstas casi masivas en el siglo posterior durante la época de Abderrahman, momento en el cual se puede asegurar que la población de la península Ibérica estaba al 50% formada por árabes y cristianos. En un principio los árabes respetan la convivencia y religión de los cristianos que incluso seguían manteniendo su organización eclesiástica, produciéndose así una mezcolanza de religiones e incluso de costumbres igualmente asumidas por ambos. Muestra de ello es que los cristianos sucumben de un modo natural, por asimilación, a costumbres árabes culinarias donde se reduce la presencia del cerdo, la práctica de la circuncisión, el progresivo protagonismo del varón y el gusto por la música, entre otros. Del mismo modo, según Cabrera, los árabes también adoptan elementos diferenciadores de lo cristianos como son la lengua romance y algunos nombres lo que da fruto a un dialecto ya perdido conocido como al-alrabiya, incluso en Fash al-Ballut se tiene constancia de un dialecto propio y diferente al de Córdoba.

Sin embargo, la adopción de la lengua árabe en detrimento de la lengua romance estará motivada por el hecho fundamental de asegurar la circulación de las ideas y cultura provenientes de oriente, hecho que también puede encontrar un punto de inflexión en el interés de los indígenas por acercarse al poder, aunque al escribir lo siguen haciendo en latín, lengua que parece que sólo dominaban en la escritura los cultos y el clero. Los cristianos son conscientes en esos momentos de la importancia que tiene el Islam, lo que se traduce en dos hechos bien diferenciados, de un lado el orgullo que sienten los árabes por el papel otorgado y la reacción de los cristianos, comenzando a surgir el denominado martirio voluntario. Según Cabrera, este hecho tan peculiar se genera en la progresiva persecución de los cristianos por parte de los árabes que les lleva a renegar de la fe musulmana y erigirse en sus principios mediante el martirio. Este hecho tan preocupante se ha intentado ver como el inicio de una revolución política, sin embargo, para Cabrera estaba instaurado en motivos religiosos. No fue hasta Abderrahman III que se consigue la pacificación de estas revueltas religiosas con tintes de rebeldía.

La jornada del jueves finalizó con la ponencia de Manuela Marín, profesora de Investigación del Instituto de Filología del CSIS, quien hizo un repaso de lo que fue el califato Omeya durante la primera mitad del siglo X con el califa Abderrahman III que consigue que la sociedad andalusí de esa época sea rica y próspera, con unas conexiones comerciales con el Mediterráneo y un sistema fiscal muy elaborado. Marín se centro también en la importancia de las mujeres de las familias de los califas Omeya como madres y mujeres que tuvieron un papel muy importante en el plano político. En este punto, Marín destacó el papel interpretado por Aurora, madre de Hisan II y mujer de al-Hakam II que al morir éste asume el califato por ser su hijo menor de edad. Ella ejerce el poder político durante unos 20 años en colaboración de Almanzor, creándose una red de clientelismo muy importante alrededor suyo gracias a su riqueza.

En cuanto a la convivencia durante el califato Omeya de las religiones islámica y cristiana, Manuela Marín reconoció que existe tal convivencia y respeto entendido en el contexto de igualdad de la Edad Media, es decir, que hoy en día se consideraría como de segunda clase a los cristianos según las directrices de la Edad Media.

Las jornadas continuarán hoy centrándose en la Reconquista de los Reinos Cristianos con la batalla de las Navas de Tolosa como punto de arranque, pero la sesión de hoy viernes se traslada al Teatro El Silo por la asistencia masiva de público.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las fiestas locales de #Pozoblanco para el 2019

Foto: Pozoblanco News, prohibido su uso y reproducción


El Ayuntamiento de Pozoblanco, celebró pleno en el día de ayer 30 de julio.

Aprobados los días festivos de #Pozoblanco para 2020

Foto: Pozoblanco News. Prohibido su uso y reproducción


En Pleno celebrado en la noche de ayer en el Ayuntamiento de Pozoblanco, fueron aprobados los días festivos de Pozoblanco para el año 2020.